Días del futuro pasado (II)

Otro sueño del pasado poco viable en el futuro. Coches superinteligentes que no necesitan de conducción por mano humana para desplazarse de aquí para allá.
Como ven en la imagen, la sempiterna familia feliz (¿dónde habrán dejado al perro?), disfruta de una partida de dominó mientras el vehículo les transporta deslizándose a velocidad de crucero por una autopista idílica.
Por el estado de las carreteras, por la mala señalización, por los guardias emboscados y sobre todo por aquellos conductores que miran con envidia y recelo nuestro coche, ya que ellos no poseen uno, que es muy caro… Por todo eso, pronto acabaríamos hospitalizados o en la tumba con uno de estos inventos. No se hagan ilusiones, los coches inteligentes son más bien una utopía.

Únete a la conversación

4 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.