Creando un monstruo

Paul y Jackie Blaisdell nos abren las puertas de su casa, para que podamos disfrutar de sus fantásticas creaciones monstruosas, toda una galería de seres clásicos del cine de ciencia ficción.

«¡¡Haznos un Saucer man!!«, le requerimos. Dicho y hecho, Paul se pone manos a la obra para mostrarnos el proceso de creación de la criatura.

1. Pincel en mano, nos sorprende con un detallado boceto del malvado invasor. ¡Va vestido a la última moda de Marte!

2. Acto seguido, Paul agarra una especie de arcilla y se pone a moldear. Estas criaturas espaciales tiene un cerebro privilegiado (por el tamaño de sus cabezas, lo digo).

3. no es una almendra gigante, aunque lo parezca. Ha cubierto la arcilla con un molde de escayola, y, tras un rato, toca una operación delicada: quitar el molde.

4. Un compuesto de goma en el molde creado y voilà, «cerebro» habemus.

5. Es el turno del resto de la cabeza: cara, boca, patas de gallo. Se repiten los procesos anteriormente comentados, arcilla, escayola y demás.

6. Para las manos, delicadas ellas, se usa el mismo procedimiento que para el cabezón. Y sí, tienen un ojo en el dorso de la mano, cosas del guión.

7. Para finalizar se acoplan todas las piezas de goma y se incrustan ojos de plástico, de mirada escalofriante.

¡¡Ya tenemos a nuestro monstruito, dispuesto para inyectar alcohol en sus víctimas en la producción de la American´s International Pictures de 1957 «INVASION OF THE SAUCER-MEN«!!.

Genial artículo aparecido en el número 1 (1958) de la imprescindible revista de James Warren y Forrest J. Ackerman «Famous Monsters of Filmland«.

.

6 respuestas a «Creando un monstruo»

  1. PAUL BLAISDELL fue un talentoso creativo, puesto que con ingenio y simples elementos, goma, tela y alambre fabricó monstruos inolvidables para el Cine Fantástico.
    GRANDE BLAISDELL !!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *