Mis momentos favoritos: Los Furias en The Warriors

Que The Warriors es un peliculón, todos lo sabemos. La película de 1979 dirigida por Walter Hill tiene un algo que hace que la gente cree club de fans y la venere cual cine de culto. Su legado: muñequitos, videojuego, ediciones especialísimas…

Estas desventuras con bandas de macarras por en medio, inspirada en la epopeya clásica de Jasón y los argonautas tiene un montón de momentos sublimes. Lo que uno que recuerda especialmente , es la aparición de Los Furias, esos tiparracos disfrazados con equipación de jugadores de baseball, maquillados como los «primos» de Kiss, y descendientes directos del Alec y sus esbirros de La naranja mecánica. Unos tipos silenciosos, que parecen de otro mundo y que sólo tienen un interés: apalizar a los protagonistas. Tantos humos, tanto disfraz con gorras y bates, para que luego, de cuatro tortas, los manden a todos ellos al hospital más cercano. La verdad es que infunden terror, pero luego a la hora de la verdad son unos flojeras. Pero eso es lo de menos. ¡Vivan Los furias!.

Momentos peliculeros que nos pusieron los pelillos de punta


The Thief of Bagdad
Dirigida por Ludwig Berger, Michael Powell and Tim Whelan
Reino Unido
1940

Porqué me puso los pelillos de punta: porque cuando sale el genio de la lámpara, y está a punto de aplastar a nuestro amiguete Sabú… es que su pie da grima, con esas largas uñas amarillentas, que se me revuelven las tripas, aggggggg…